Autoridades municipales, autores intelectuales de la violencia en la comunidad de Zontecomatlan, Guerrero

                                                                                                                                                           

Coordinadora Regional de Seguridad y Justicia-Policía Ciudadana Popular

Asunto: Denuncia pública

 

Territorio indígena  soberano, Guerrero 19 de Junio del 2017.

 

Autoridades municipales de Olinalá, son los principales autores intelectuales de la violencia generada en la comunidad de Zontecomatlan, municipio de Olinalá Guerrero. Coludidos con el pri-antorcha campesina.

 

A los medios libres y autónomos 

A las organizaciones en lucha

A la prensa estatal, nacional e internacional

Hermanas y hermanos que nos leen por este medio

 

La Coordinadora General de Seguridad y Justicia-Policía Ciudadana y Popular, denunciamos públicamente a los principalmente autores intelectuales de la violencia que se está generando en los diferentes pueblos indígenas del municipio de Olinalá. Presidente Municipal, Saúl Apreza Patrón, Secretario de Ayuntamiento C. Primitivo Jiménez Rendón, Sindical municipal  Rosa Guadalupe Patrón, Director de seguridad C. Teodomiro Lara González, Rogelio Hernández Aquino (secretario particular del secretario general del ayuntamiento)  y el regidor de Desarrollo Rural Eulalio Menor Rodríguez (estos últimos, abogado y líder priista-antorchista que fueron acomodados por su organización para trabajar en el ayuntamiento municipal con la finalidad de avalar los hechos de violencia que genera dicha organización. Su permanencia laboral en dicha institución es con la finalidad de comprar votos y controlar la gente de su partido durante todos los procesos electorales y hasta la acción de comisarios municipales).

A continuación narraremos los hechos suscitados en la comunidad de Zontecomatlan:

El día 11 de Junio del presente año, aproximadamente a las 11:00 horas de la mañana se generó un enfrentamiento entre ciudadanos de la misma comunidad. El pretexto del conflicto desatado fue, cuando una comisión de ciudadanos acompañados por el comisario municipal de esa localidad se concentraban en la cancha municipal para realizar trabajos de desagüe. Ya que, por las fuerte lluvias el agua queda estancada y perjudica a varias viviendas que se encuentran cerca de la cancha deportiva, por tal motivo, ciudadanos que viven en esas viviendas le solicitaron  al comisario que viera ese asunto para que lo arreglará y le dieran salida a esa agua que esta perjudicando su hogar y en un futuro cercano pueda ocasionar derrumbes de sus vivienda, puesto que, el agua se filtra en las casa de adobe. Entonces, como era una necesidad urgente el comisario municipal solicitó algunos ciudadanos voluntarios de esa comunidad para que lo ayudarán a realizar los trabajos y en consecuencia solucionar el problema. Se pretendía hacer un pequeño muro de contención para que a través de él se logrará desviar el agua que fluye hacia las viviendas. Cuando llegó el día para realizar las obras públicas , llegaron a ese lugar un grupo aproximadamente de 30 personas encabezadas por CC. Humberto Vázquez Zacarías, Taurino Vázquez Hernández, Santiago Rivera Lucero, Noe Almazán Escamilla, Eusiquio Almazán Rosendo y Santiago Vázquez Ordoñez. De manera violenta estos ciudadanos irrumpieron el trabajo y plantaron en el lugar, manifestando que no estaban de acuerdo que se realizará esa obra porque no tenían conocimiento y que no se les había  pedido su opinión. A lo cual, el comisario interfirió argumentado a los inconformes que cuando se convoca una asamblea para realizar trabajos de la comunidad y tomar acuerdos, ellos no asisten a las reuniones por lo contrario, dicen que ya no van a colaborar con la comisaría y actúan siempre por capricho y conveniencia personal, no se sujetan a las normas y principios de la comunidad. Además, el trabajo que se va a realizar es urgente y un beneficio para los vecinos que viven en ese lugar. Por lo que, es una obra que no afecta a la ciudadanía. Se les cuestionó del porqué estaban en contra y cuál era su intención. Posterior a ello el comisario les propuso que si querían hablar del asunto que se trasladaran a la comisaria y hablar del tema. El grupo inconforme aceptó y se formó una comisión para el diálogo, llegó a la comunidad la policía municipal de Olinalá, lo que alarmó a la ciudadanía, cuando se les cuestiono a que habían venido a la comunidad, si el comisario no lo solicitó, entonces, el director  de seguridad respondió que solo estaban haciendo un recorrido de rutina. Así, que los ciudadanos les dijeron que se retiraran de la comunidad. El director de seguridad respondió que si, pero que antes quería hablar con el comisario, y una comisión lo acompañó hasta la comisaría municipal donde se encontraba la comisión de diálogo de la parte inconforme. Mientras, los demás policías municipales se quedaron con la patrulla en la entrada del pueblo, en ese lugar hay dos muros que contenían una cadena y un candado, misma, que servían de protección durante las vigilancias por las noches o en caso de una emergencia cerrar el paso al interior de la comunidad para que no haya acceso a entradas y salidas de automóviles. La gente no se esperaba que durante el transcurso del dialogo, los antorchistas le hablarían a la policía municipal para que  los vinieran a resguardar de las fechorías y destrucciones que ya tenían planeado hacer siguiendo órdenes de sus autoridades superiores (de esto se dieron cuanto los ciudadanos porque entre ellos comentaban,  ya vámonos, ahora que esta aquí la policía municipal vamos a romper esos muros). Razón por la cual, ellos se dieron el lujo de actuar sin temor de ser detenidos  o responsabilizados por las autoridades municipales.

Así que, en complicidad con la policía municipal, los antorchistas cortaron la cadena de los muros y se adueñaron de ella. Lo que agito a la población y varios ciudadanos   acudieron al lugar de los hechos, dicho dialogo desembocó en empujones, jalones, agresiones físicas y verbales. La comunidad de Zontecomatlan, ya ha pasado por diverso sucesos de este tipo. Anteriormente, ya hemos denunciado públicamente que los autores intelectuales de estos hechos de violencia han sido las autoridades municipales que han transitado en los diferentes periodos de gobierno y ahora, nuevamente son ellos, valiéndose de las leyes, envían a la policía municipal, los agremiados de su partido para que genere este tipo de enfrentamientos y choques en el interior de la comunidad con el fin de dividir, manipular y controlar a los comisarios municipales, aquellos que no actúan en su línea partidista son perseguidos o detenidos por el ejército y por la policía municipal y estatal. Al respecto, ya hemos hecho varias denuncias públicas y ante las dependencias de derechos humanos sobre los abusos de autoridad, coalición con la delincuencia organizada, manipulación, secuestro, chantaje, violación a los derechos humanos, unos de estos casos, solo para recordar, es cuando secuestraron a 23 ciudadanos en la comunidad de San Antonio Coyahuacan. Cuando 4 de nuestros compañeros de la policía ciudadana y popular fueron detenidos arbitrariamente por la policía municipal en complicidad con líderes antorchistas, nuestros compañeros fueron agredidos a su integridad física y psicológica, pero el ministerio público de Olinalá y el Juez Décimo de Distrito en el estado de Guerrero les generaron delitos y órdenes de aprehensión para que mostraran como si ellos fueran los presuntos agresores de esos hechos violentos ¿Como ven señores ciudadanos? en México, por mas que se hable de justicia, democracia, respeto a los derechos humanos, la libre expresión, en la practica sentimos y vivimos todo lo contrario. El otro caso sucedió cuando detuvieron de manera arbitraria, encontrándose en una reunión de coplademun el ex comisario  municipal José Luis Pareja. Hechos que denunciamos  públicamente en su momento, pero hasta ahora las autoridades no han hecho nada para frenar esos atropellos, por el contrario lo han agudizado.

En estos momentos, toda esta ola de violencia que se esta generando en la comunidad de Zontecomatlan, es porque faltan pocos días para que se realice el cambio de comisarios en las diferentes comunidades de Olinalá. Como desde el ayuntamiento municipal vislumbran perder el control sobre algunas comunidades que mantenían en subordinación con migajas y bajo prebendas electorales. Estas comunidades, ya están despertando y ejerciendo poco a poco su soberanía popular, y es mas evidente, que esta acción, para las autoridades es un riesgo para seguir manteniendo su puesto.  Por ello, usan cualquier pretexto para dividir a los pueblos, principalmente a las familias, aprovechándose de su pobreza e ignorancia. Pues ellos, los gobiernos avaros, ambiciosos del poder y del dinero valiéndose del poder político que tienen, envían gente a las comunidades para comprar votos, regalar migajas y donde no se prestan a esas prebendas, lo que hacen es generar enfrentamientos entre la misma población y familias.

Por tal motivo, como pueblos indígenas y no indígenas que formamos la CRSJ-PCP, hacemos un llamado a toda la población para que se mantengan alertas y no caigan en este tipo de provocaciones, hablar con nuestras familias para que no se presten a estas trampas de la burocracia tradicional de este país. Repudiamos los hechos de barbarie y exigimos a los gobiernos municipales, estatales y federales que se abstengan de seguir generando conflictos y mas violencia en el interior de las comunidades. De lo contrario, los hacemos responsables de todo lo que pudiera pasar en su integridad física y emocional de cada uno de los ciudadanos y ciudadanas que no comparten su política, ideología partidista y su forma de trabajo.

Los pueblos de hoy, ¡ya despertaron  y otros mas están despertando! Es el momento de que empecemos a forjar y tomar riendas de nuestro destino. A nosotr@s nos queda claro, que no hay poder supremo que pueda transformar desde arriba la situación social, política, económica, educativa y de salud, si no es, por nosotr@s mism@s. Para eso, las autoridades de los diferentes niveles de gobierno y de diferentes dependencias, les haría un bien a los pueblos para su desarrollo, de no interferir en los asuntos que son solo competencia de los ciudadanos y las ciudadanas que viven en sus comunidades y pueblos.

Pues, nosotros como pueblos organizados hemos demostrado que somos un movimiento y una organización pacífica, hemos denunciado y gritado abiertamente que no queremos la GUERRA, la violencia, la destrucción de la vida, que no estamos ENCONTRA DE LAS INSTITUCIONES, que estamos abiertos al DIALOGO Y ENTENDIMIENTO, que nuestro sistema no representa un riesgo para nadie. ¡Luchamos para la vida, la libertad, la justicia, el desarrollo social y la paz!

Pero las autoridades de los diferentes niveles de gobierno de este sistema capitalista, como ya hemos demostrado prácticamente, en lugar de  contribuir a gestionar el desarrollo de las comunidades, están jugando un doble lenguaje, por un lado dicen que respetan y apoyan los derechos de los pueblos indígenas, que trabajan para la democracia, el desarrollo y la seguridad de los ciudadanos, pero por otro lado, tienden la trampa para detener, perseguir, hostigar, desaparecer, encarcelar y reprimir a cualquier ciudadano/ciudadana que no esta de acuerdo con su política autoritaria, delincuencia, antidemocracia y su destrucción de la vida y la naturaleza.

¡Ya basta de los abusos y xenofobias hacia los pueblos indígenas!

¡Exigimos respeto a la libre  autodeterminación y soberanía de los pueblos!

¡Alto al asesinato de periodistas!

¡Alto a los feminicidios!

¡Libertad a l@s pres@s políticos del país!

“Transformemos nuestro ser y eduquemos para preservar la armonía y la vida de nuestras familias”

Atentamente

Soberanía popular, justicia, libertad , seguridad y paz

Consejo de Gobierno Seguridad y Justicia-Policía Ciudadana y Popular

CRSJ-PCP.

371 total views, 2 views today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.