Después de la liberación de Raqqa, combatientes kurdas y árabes luchan contra la violencia sistémica a las mujeres

Varios eventos se llevan a cabo en las ciudades árabes y kurdas, en el norte de Siria, previamente al Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, que se cumple el próximo 25 de noviembre.

Entra las actividades, se realizó un simposio celebrado en el campamento de Ain al Issa por la Casa de la Mujer, en cooperación con el Consejo Civil de Raqqa. Este campamento alberga a miles de desplazados internos de las provincias de Deir er-Zor y Raqqa.

“Todas queremos saber cuáles son nuestros derechos hoy. Como mujeres sirias, discutimos nuestros problemas y la violencia que hemos sufrido”, dijo Nujin Yousef, integrante del Consejo Democrático Sirio. “Nosotros, especialmente las mujeres, deberíamos discutir el tema de la violencia, y los métodos que ellos (los hombres) han practicado contra nosotros”, agregó.

“Sabemos que estamos liberados. Liberamos a Raqqa y felicitamos a la gente por su liberación. Pronto liberaremos a Deir er-Zor, y construiremos un nuevo Raqqa y Deir er-Zor. Las mujeres tendremos un papel esencial en la construcción de Raqqa”, afirmó Nujin.

“¿Qué es la vida para ella? ¿Es una vida o un castigo? Las mujeres están siendo asesinadas bajo cualquier nombre. Daesh marginó a las mujeres durante cinco años de miedo. Las mujeres no eran libres y no podían ejercer sus derechos”, remarcó.

Además, mencionó que las mayores violaciones contra las mujeres son la violencia sexual y el matrimonio infantil. “Sabemos que las mujeres participaron en todos los frentes en Raqqa, alrededor de 60 fueron martirizadas”, enfatizó.

“Durante los días del régimen y el Frente Al Nusra, las mujeres no tenían ningún papel porque fueron marginadas y descuidadas. No debemos olvidar la participación de las mujeres en la resistencia de Kobanê y Raqqa”, destacó.

Los derechos de las mujeres juegan un papel importante en la autogestión establecida por el Partido de la Unión Democrática Kurda (PYD) y sus aliados en el norte de Siria, con una cuota del 40 por ciento asignada para la participación femenina en el gobierno y un sistema de copresidencia que garantiza que las mujeres comparte el poder con los hombres.

Las leyes también prohíben el matrimonio infantil, la poligamia y el matrimonio forzado, promoviendo el matrimonio civil y los derechos de las mujeres sobre la ley islámica Sharia.

Recientemente, funcionarios y funcionarias del norte de Siria condenaron un proyecto de ley presentado en el parlamento iraquí que permitiría a las niñas casarse a partir de los nueve años.

“Esta es una forma de violencia sistemática y deliberada contra las mujeres, y una forma de genocidio contra las mujeres”, expresó la portavoz del Consejo de Mujeres Sirias, Lina Barakat , en una entrevista con ANHA.

Esta ley todavía no se ha implementado. El sábado pasado, el parlamento iraquí votó a favor de reconocer a la fuerza paramilitar chiita conocida como Hashd al-Shaabi como una fuerza oficial con derechos similares a los del ejército iraquí.

FUENTE: Wladimir van Wilgenburg / The Region

Traducción y edición: Kurdistán América Latina

465 total views, 1 views today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.