El socialismo libertario no se puede construir con las herramientas del capitalismo

Kurdistán América Latina

En esta segunda parte de la entrevista, Riza Altun, miembro del Consejo Ejecutivo de la Unión de comunidades de Kurdistán (KCK), analizó para la agencia ANF cuáles son las posturas reales contra el sistema, el imperialismo y el capitalismo, además de referirse al enfoque que el Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK) tiene sobre el socialismo y el socialismo real, y el cambio de paradigma después del encarcelamiento de Abdullah Öcalan.

-En algunos países occidentales, especialmente en América Latina, los regímenes sirio e iraní son considerados antiimperialistas debido a su postura en contra de ISIS. Recientemente, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, también comenzó a utilizar la retórica antiestadounidense. ¿Qué hay debajo del antiamericanismo de estos estados? ¿Son realmente antiamericanos o podemos decir que esto es el resultado de una lucha interna de las potencias colonialistas?

-Hay varios movimientos en el oeste que podemos decir que están en contra del sistema. Históricamente, hay movimientos y poderes que de hecho dan una lucha por la libertad. Ahora, estos son poderes inmensos contra el sistema. Y América Latina es un centro importante. Cuando miramos lo que sucedió desde el descubrimiento de América, especialmente la guerra de guerrillas y los movimientos socialistas en la década de 1960, es un campo importante de la lucha revolucionaria. Pero ambos tienen sus problemas. Por ejemplo, en el oeste, los movimientos antisistema parecen distantes y marginales. Existen problemas serios con la forma en que manejan los problemas ideológicos, políticos y de organización. Tienen problemas para convertirse en movimientos antisistema y libertarios, y también hay problemas para determinar los verdaderos movimientos antisistema ideológicos, políticos y militares, entonces ellos no pueden mostrar la previsión para desarrollar identidad. Es problemático en ese sentido. Existe un serio oscurantismo y dogmatismo, a pesar de que están en contra del sistema.

Tomemos un movimiento aleatorio en el oeste y podemos criticarlo con precisión. Por ejemplo, cuando evaluamos los 150 años de historia del marxismo, vemos que principalmente resultó en un socialismo real. La realidad del socialismo real se puede discutir en varias dimensiones. Por supuesto, el marxismo es una expresión de una postura antisistema. Es un punto de inflexión en contra de la hegemonía y refleja cien o ciento cincuenta años de antecedentes. Nadie puede negar esto. Pero al final, tenemos que cuestionar un camino de libertad que se transforme en socialismo real y llegar a una posición que alimente el sistema como sangre fresca.

Ahora, con la perspectiva socialista real, no es posible llegar al nivel de la línea libertaria, ni evaluar correctamente una línea existente de victoria y apoyarla. De manera similar, cuando observamos el anarquismo, las diferencias entre las alas del anarquismo son principalmente cuantitativas. No hay diferencia fundamental entre ellos. Filosóficamente, su enfoque hacia la libertad, la igualdad y su postura contra la hegemonía creó una valiosa acumulación. Pero como no manifiestan esta acumulación en ideología, lucha, resistencia y aspecto organizativo, no pueden asentarse en la sociedad y exponer el poder para representar la línea de la victoria. Y como no pueden hacer esto, se trata de una lucha desarrollada en otro lugar en el mundo desde su propia ecuación, enfoque y sentido.

A pesar de todo el discurso radical, no pueden liberarse del estilo de vida y de las relaciones del sistema capitalista. Este es un problema muy importante para el frente de la libertad. En este frente se pueden agregar fracciones feministas y ecologistas.

Cuando miramos su postura, aunque parezcan estar en contra del sistema, hay un dogmatismo serio. Hay un serio autismo político y auto-abstracción. Si se aísla de todo, esto significará la autodestrucción.

Lo mismo vale para América Latina. América Latina ha pasado por períodos críticos en la historia. Llevó a cabo la lucha contra el colonialismo español y portugués, contra el imperialismo estadounidense. Dio una lucha por el socialismo, a lo que más tarde contribuyó con la guerra de guerrillas. Tenemos que darles lo que les corresponde. Pero ahora hay un problema serio sobre cómo manejan el problema.

Por ejemplo, podemos decir directamente que aquellos que actúan en nombre del socialismo no pueden ir más allá del socialismo real. Si se basan principalmente en un enfoque nacionalista y pro-gobernante, es imposible que alcancen una verdadera línea de socialismo. El problema de los movimientos antisistema en Europa y América Latina tiene su origen a partir de aquí.

Su enfoque es este: “Quién está en contra del sistema es anticapitalista”. Pero el anticapitalismo tiene sus propios criterios. Hay países que representan el capitalismo y el imperialismo, y estos son enemigos. Están en un engaño de que romper con esos países es el enfoque básico y definen la libertad sobre esta base. Pero cuando miramos sus vidas están viviendo el capitalismo o el imperialismo mismo. Están viviendo en sus ciudades, bajo su poder, con su identidad y dentro de su mercado. Están viviendo con eso hasta la barbilla y, sin embargo, en una ilusión de ser libertarios. Hay algo mal aquí. Sabemos que el verdadero problema del socialismo es esto. Creen que es posible construir el socialismo con las herramientas básicas del capitalismo.

La mayoría de los movimientos antisistema están haciendo la vista gorda ante el hecho de que son el capitalismo viviente y el imperialismo en todos los aspectos, y se engañan a sí mismos con sus ideologías y dogmas. Estos movimientos toman posiciones sin pensar en lo que está sucediendo en Medio Oriente, qué factores históricos y sociológicos hay, o cuál es la relación entre ellos y los poderes globales. Esto es en realidad un gran peligro.

De hecho, deberían pensar en el sistema imperialista global con sus sub-unidades, los estados nación. Deben entender que las contradicciones entre ellos resultan de la explotación y la hegemonía, no de la igualdad, la libertad o la justicia. Esos poderes no pueden posicionarse uno contra el otro en el aspecto ideológico. Sólo las personas, los movimientos socialistas revolucionarios y los segmentos sociales pueden posicionarse en contra de ellos.

Ahora, cuando miramos la realidad latinoamericana no voy a discutir si es antiimperialista o no. No tenemos ninguna objeción contra una línea que da una lucha democrática contra el imperialismo. Pero hay un punto al que han llegado. Necesitamos ver eso.

Hay un gran engaño aquí. Necesitamos cuestionar cuán antiimperialista es el socialismo real en América Latina. Es antiamericano seguro. Pero el antiamericanismo no significa antiimperialismo. América es imperialista. Es posible desarrollar una postura contra el imperialismo estadounidense. Pero ser antiimperialista es otra cosa. Ser antiimperialista significa estar en contra del orden mundial capitalista, contra la hegemonía del imperialismo en el mundo y contra los centros sub-hegemónicos del imperialismo. Decir “Estoy en contra de los Estados Unidos”, no significa nada. Este es el punto donde se encuentra América Latina. Están en contra de los Estados Unidos y lograron grandes avances en esta lucha, pero también tienen relaciones con países sub-hegemónicos que están asociados con el imperialismo. Esto causó una situación muy indeseable. El capitalismo de Europa occidental es también una expresión del imperialismo. El revolucionario de América Latina debe llevar la postura antiestadounidense a un nivel que incluya al imperialismo occidental. Se enfrentan a un problema muy grave debido a esto. No es lógico decir que el imperialismo que no me ataca es bueno.

El imperialismo es una corriente principal que se organiza en diferentes centros. Sin oponerse a cada uno de ellos, es imposible vencerlo. Debido a este enfoque, el antiamericanismo nunca ha logrado una victoria en América Latina. Esto se debe a que no pueden transformarse en antiimperialistas. Es por eso que, aunque obtuvieron ganancias contra los portugueses y los españoles, no pudieron romper su relación de dependencia.

Las guerrillas en nombre del socialismo no lograron los resultados deseados. ¿Por qué? Necesitamos cuestionar esto. La razón principal es la inadecuación de la actitud.

Miremos la realidad de Kurdistán. Kurdistán está dividido en cuatro partes. Esto sucedió durante la Primera Guerra Mundial. Turquía, Irán, los estados árabes, esto no lo hicieron ellos mismos. El sistema capitalista mundial dividió Kurdistán y lo compartió entre Turquía, Irán, Siria e Irak.

Los movimientos latinoamericanos no pueden ver esta realidad. No tratan al sistema imperialista ni a sus colaboradores locales como un todo. Cuando Turquía, Irán, Siria o Irak contradicen a Estados Unidos, algunos piensan que son antiimperialistas. Por lo tanto, no ven el genocidio perpetrado por estos países en Kurdistán. Este enfoque debe ser cambiado. El sistema de los estados es un sistema capitalista, imperialista y colonialista en su conjunto. Sus contradicciones no pueden ser evaluadas como antiimperialistas.

Por ejemplo, el gobierno actual en Turquía, aunque es un gobierno colonialista, fascista y fundamentalista, ha recibido apoyo debido a sus contradicciones con los Estados Unidos, ya que se lo consideraba antiimperialista. Pero su carácter colonialista y sus relaciones con el imperialismo no se vieron.

Turquía es un centro del capitalismo dentro del nacionalismo, así como también del fundamentalismo, que son aspectos de estatismo nacional. Turquía es el aliado estratégico de los Estados Unidos. Entonces, ¿cómo podemos evaluarlo como una potencia antiimperialista solo por sus contradicciones con los Estados Unidos? Este es un enfoque capitalista-liberal que se define dentro del sistema.

Lo mismo también es válido para los partidos Ba’ath (de Irak y Siria) que una vez fueron los favoritos de los movimientos revolucionarios en América Latina. Todo el mundo sabe que los partidos Ba’ath son la forma más corrupta y más imperialista del nacionalismo árabe. Es una desgracia que se los evalúe como antiimperialistas solo porque tenían estrechos vínculos con el bloque soviético y a veces se contradicen con los Estados Unidos. Los regímenes del Ba’ath son conocidos por su crueldad sobre los pueblos de Medio Oriente.

Y también Irán es un régimen fundamentalista que se basa en una secta del Islam. Su estructura actual no está separada del orden mundial capitalista. Tiene lazos cercanos con el imperialismo. Las relaciones basadas en la visión de que Irán es una potencia antiimperialista debido a sus contradicciones con los Estados Unidos, muestra la condición problemática de las potencias antiimperialistas de América Latina. Mire Cuba, Venezuela y otros países de América Latina donde hay un gobierno de izquierda. Ellos están alabando los poderes sub-hegemónicos del imperialismo en el Medio Oriente y Asia solo por su postura antiestadounidense. Esto es un engaño serio.

Quiero decirlo de nuevo: ser antiamericano no significa automáticamente antiimperialismo. El antiamericanismo es estar en contra de un centro del imperialismo. Permanecer solo como antiamericano es legitimar otras potencias colonialistas e imperialistas. Por lo tanto, necesitamos tener un paradigma fuerte y arraigado para nuestra visión del sistema capitalista mundial y su hegemonía imperialista.

-Después de que el líder kurdo Abdullah Öcalan fue capturado en 1999, hubo un cambio de paradigma en el lado kurdo. ¿Influye esto en las relaciones que ha desarrollado con los Estados Unidos y Rusia? Si no hubiera cambiado su paradigma, ¿sería posible desarrollar relaciones con los Estados Unidos y Rusia? ¿Muchos grupos piensan que el PKK abandonó la lucha socialista? ¿Lo hizo el PKK con su cambio de paradigma?

-El PKK es un movimiento socialista desde el primer día. Pero cuando miras ese momento y las condiciones históricas, fue bajo una intensa influencia del socialismo real. También hubo efectos de los movimientos nacionales de liberación, especialmente las luchas en Vietnam, la guerra de guerrillas en América Latina, la revolución china y los movimientos nacionales en África. Por lo tanto, su origen es tanto socialista como nacional libertario.

Pero cuando se mira la situación del mundo y el dominio ideológico de la época, el PKK se formó bajo la influencia del socialismo real. El PKK llevó a cabo una larga lucha de liberación nacional con estas características. Pero después de la caída del bloque oriental (URSS) y la integración de los movimientos de liberación nacional en el sistema capitalista, tuvimos que cuestionar esta situación. Cuestionamos tanto el socialismo real como la liberación nacional. Si miramos de cerca, el colapso del socialismo real y la integración de las luchas de liberación nacional resultaron con el colapso de varios movimientos libertarios. Esa fue una derrota total. El PKK sufrió las consecuencias de este proceso. Y durante este proceso, el PKK se enfrentó a un ataque, a diferencia de otros movimientos socialistas y de liberación nacional. El sistema imperialista apuntó al PKK como el primer paso de su intervención en Medio Oriente. Intentaron destruir al PKK y dejarlo sin una cabeza e ideología, al capturar a nuestro líder a través de un complot internacional.

Por supuesto, este fue un caso importante para el PKK. Si el PKK no se derrumbó, es porque el PKK tiene una distinción de los movimientos socialistas reales y de liberación nacional. Aunque el PKK fue influido por los efectos del socialismo real, tiene una característica única. Y esto no es solo un caso ideológico sino también organizativo. El pensamiento y el modelo de organización que es único en las sociedades históricas conscientes de Medio Oriente fue la razón principal por la cual el PKK no se disolvió. El PKK fue formado de esta manera por nuestro líder. El cautiverio de nuestro líder reveló nuevas circunstancias para el PKK. Ya existía una búsqueda de un nuevo concepto ideológico y político antes del cautiverio del líder. La insistencia en la libertad de las mujeres y los esfuerzos de una resolución democrática mediante ceses del fuego, son una expresión de esta búsqueda. El cautiverio condujo hacia un nuevo concepto en todos los aspectos. El cambio de paradigma comenzó aquí.

Las misiones renovadas no pueden ser criticadas si son socialistas o si el socialismo real se toma como referencia. Y no se pueden establecer nuevas misiones con esa actitud.

El nuevo cambio de paradigma del PKK no se basa en la negación del socialismo real. Quiero subrayar especialmente esto. Esta es una nueva situación basada en una crítica de los enfoques ideológicos, filosóficos y políticos del socialismo real. Hay un esfuerzo por redefinir el socialismo con un enfoque más libertario, igualitario y democrático. Por lo tanto, el PKK no se dio por vencido con el socialismo. Por el contrario, estamos construyendo un nuevo socialismo basado en la crítica del socialismo real, especialmente una crítica a los movimientos antisistema. Todos los términos que usamos se desarrollan después de una crítica del socialismo real. Debemos ver estos como los términos libertarios, igualitarios y democráticos del nuevo socialismo. La guerra en Medio Oriente y las relaciones desarrolladas sobre esta base no se pueden explicar con la situación ideológica. Si el PKK estuviera en su antigua línea de socialismo real, habría llevado su lucha de esa manera. Y lo estaba haciendo de todos modos. Pero después de su cambio de paradigma, el poder y la confianza en sí mismo que esto creó, le dieron al PKK una ventaja para enfrentar la nueva crisis en Medio Oriente. Si no hubiera cambiado su paradigma, con seguridad habría seguido resistiendo pero no tendría la oportunidad de ganar.

-La terminología que usa menciona los términos de democracia, nación democrática, libertad de las mujeres, medio ambiente y ecología más que socialismo. ¿Le da un nuevo significado a estos términos, aparte de sus significados tradicionales? ¿Reemplaza el socialismo con estos términos?

-Estas no son cosas que existen a pesar del socialismo. El socialismo se encuentra allí como un término general. Puede decir que estos términos se suman al contenido del socialismo. Por ejemplo, hay una distorsión de la democracia cuando la miras desde el punto de vista del capitalismo liberal y el socialismo. Están distorsionando el término de democracia. ¿Cómo expresan la democracia? Lo están expresando como un método de gobierno. Ver la democracia de esta manera es un gran engaño. Poner el Estado y la democracia uno al lado del otro nunca es posible. La democracia se puede expresar como el modelo de autogobierno de las sociedades ante el Estado. ¿Cómo se gobernó la sociedad antes de que surgiera la civilización y cuando las personas no necesitaban un Estado? Ellos tenían su autogobierno. Pero estos gobiernos no se basaban en la explotación, la opresión y la invasión. Este es un gobierno democrático. La democracia debería definirse mejor con esto. La visión liberal de la historia niega este modelo de gobernanza por las sociedades en ese momento. Sirvió a la democracia como una invención de la civilización para la sociedad. Usaron la democracia como barrera para enmascarar su explotación.

No podemos hablar de un Estado democrático o de un gobierno democrático de una clase. Esto es un engaño. Si tomamos el socialismo como referencia, tenemos que definir un término para el enfoque de gobernanza socialista. Hay términos para el modelo de gobierno del socialismo real. Por ejemplo, los marxistas usan el término “dictadura del proletariado”. También usan el Estado como un elemento básico de la literatura socialista. Ven la hegemonía de una clase como un modelo de gobernanza. Definen la democracia como un método de administración de un Estado. De esta manera, convierten a la democracia en un término pasivo para un método administrativo, aunque fue utilizado por las sociedades humanas durante un período significativo de tiempo en la historia. Esta es una situación problemática. Si decimos que somos socialistas, primero el enfoque de la gobernanza socialista debe expresarse y conceptualizarse de la manera más libertaria. No es difícil encontrar esto en la historia humana y aplicarlo a la situación real. Esto puede derivarse de la vida igualitaria y libertaria que las sociedades mantienen viva, incluso bajo las circunstancias del capitalismo y el imperialismo.

Los significados más modernos que se atribuyen a la democracia estaban presentes en la sociedad natural y son las características de la vida comunitaria. Por lo tanto, la democracia puede ser un término real para un modelo de administración igualitaria y libertaria. Estamos usando este término, con este significado.

Para expresarlo más claramente, estamos usando el término democracia como modelo de administración de nuestra comprensión socialista. Este no es un término de democracia que se basa en el Estado. Lo estamos usando para definir el autogobierno de la sociedad. Esto no es diferente del socialismo o una desconexión del socialismo. Por el contrario, pretende dar un nuevo significado al socialismo o traer un sistema de socialismo. Lo mismo puede decirse de todos los demás términos. Sin una crítica del socialismo no podríamos haber llevado el socialismo a un punto en el que pueda ponerse en práctica en la vida en términos reales.

La ecología también es importante. Desde el punto de vista del orden mundial capitalista o el enfoque socialista, la relación entre la naturaleza y la sociedad es problemática. El capitalismo hizo del mundo un lugar intolerable, con su enfoque de industrialismo y ganancias. La humanidad está al borde de la aniquilación. Cuando nos enfrentamos a tal amenaza, tomar el socialismo como una utopía basada en la libertad y la igualdad artificiales no significa nada. Entonces el socialismo debería tener un enfoque para salvar al mundo y a la humanidad. En ese sentido, debe tener un enfoque ideológico contra los daños causados ​​por el capitalismo en el mundo. Pero no existe tal cosa en el socialismo real, que generalmente dice que el capitalismo explota la naturaleza y el medio ambiente. Pero no puede salvarse de ser parte de la destrucción ecológica con su enfoque industrial y de defensa del Estado nación. Además de eso, no puede definir la relación entre la ecología y la sociedad desde una postura ideológica. Esta es una situación muy seria.

¿Es problemático el enfoque del socialismo real? Sí. Su defensa de un industrialismo ilimitado, su punto de vista que coloca a la industria y al desarrollo en la misma página y define a los humanos como el poder hegemónico contra la naturaleza, son serios problemas ideológicos. No se puede pensar en el socialismo sin ecología. No se puede pensar en la vida sin ecología. Si relacionas el socialismo con la vida, puedes entender su relación con la ecología.

Esto también se aplica a la línea de la libertad de las mujeres. El capitalismo convirtió a las mujeres en una meta y un objeto. El capitalismo impone las cosas más feas a las mujeres. La mentalidad dominante masculina está experimentando su forma más intensa en el sistema capitalista. Ahora, sin pensar en la libertad, la salvación y la posición de las mujeres en la sociedad, y sin definir esto en el contexto del socialismo, no es posible salvar el mundo ni lograr la igualdad, la libertad y la democracia. La cuestión de la libertad de las mujeres es demasiado profunda, no es posible resolverla con el enfoque socialista real que dice: “Cuando llegue la revolución, el problema de las mujeres se resolverá”. Es más que eso. Debe ser evaluado como el problema básico del socialismo, o incluso como el problema principal de la vida en términos más amplios.

¿Qué sale cuando pensamos que todo esto es parte de un todo? Surgen enfoques ásperos e ineficaces sobre los problemas del socialismo real y la construcción del socialismo. Surgen las brechas filosóficas, ideológicas y políticas que conducen a la destrucción del socialismo. Con su cambio de paradigma, el PKK aborda estos problemas, encuentra soluciones y reconstruye el socialismo, basándose en una ciencia social nueva y real.

Esto no es una desconexión del socialismo. Esto está trayendo un verdadero significado al socialismo, después de revalorizar el colapso y la derrota del socialismo real. No hay lugar para el desarrollo de los movimientos antiimperialistas, socialistas, libertarios y antisistema si no se cuestionan a sí mismos al respecto. Necesitamos ver el colapso de aquellos que colapsaron junto con el socialismo real, las consecuencias de confinar su destino a tal fracaso. El PKK logró regenerarse después de evaluar la situación correctamente y criticar el socialismo real. No creó su entidad y su poder al desvincularse del socialismo, al contrario, lo hizo posible con la filosofía, la ideología y la vida socialista. Solo con esto, el PKK logró convertirse en un poder ideológico y político en Medio Oriente.

-Quiero hablar sobre el concepto de nación democrática. Sabemos que el imperialismo visualiza un nuevo orden mundial que irá más allá de la identidad nacional y el Estado-nación actuales. Se está hablando de un nuevo gobierno mundial o un nuevo Estado mundial, que superará a las naciones. ¿Es la nación democrática una alternativa a esto?

-La formación social del capitalismo se basa en la forma del Estado nación. Cuando hablamos de Estado nación, se recuerda la forma capitalista. Esto significa construir un sistema hegemónico sobre la categoría de nación, que es una forma social, y convertir esta forma en un área de violencia y explotación del monopolio capitalista. Aquí el problema principal es la creación de la categoría de nación a través del Estado. Esta categoría de nación es muy elástica y transitiva. Los esfuerzos para homogeneizar a la sociedad durante esta creación significarán un genocidio de todas las diferentes cualidades sociales y culturales. Por lo tanto, crear una nación y convertirla en una zona de soberanía crea un problema social. Ahora, el problema más básico del socialismo real aparece aquí. Su mayor error es pensar que puede avanzar y alcanzar la libertad con los elementos y argumentos más básicos del capitalismo.

El principal problema del socialismo real es no desarrollar un análisis profundo del Estado y la nación durante la formulación del paradigma socialista contra el capitalismo. Evaluó a la nación como un hecho étnico más que cultural, y consideró el Estado como un hogar irremplazable para las naciones. No podía pensar en la relación entre el capitalismo y la construcción de un Estado basado en las ruedas de explotación del capitalismo.

Esta situación surgió más claramente después del colapso del socialismo real. Definir la libertad con el Estado e intentar superar esto a través del modelo de Estado nación, uniéndose a la forma social, fue un gran error. El modelo socialista real probó esto por alrededor de 70 u 80 años. Al final, no podría evitar convertirse en una parte del sistema capitalista.

Si nos concentramos y observamos este problema, podemos ver que el Estado nacional y la libertad no coexistirán. El sistema estatal es un sistema político que está en contra de las libertades. Los estados nunca producirán libertad.

Por otro lado, la nación es una formación que tiene fronteras bien definidas y posee diversas identidades sociales, étnicas y religiosas. Como el término nación contiene todos estos, no puede ser singular. En el sistema de Estado nacional, el Estado es una herramienta de explotación y soberanía, mientras que la nación lo completa como un sistema singularizado basándose en una única estructura étnica, religiosa o ideológica. En otras palabras, se basa en la asimilación y destrucción de las diversidades sociales. Este modelo debe existir para que continúe la explotación total. El capitalismo vive de esto. Crea un régimen de genocidio sobre la soberanía del Estado y la singularidad de la nación.

Cuando el socialismo real emergió como una alternativa al sistema capitalista, no podía ir más allá del paradigma del Estado nación y su sistema. Su enfoque en estos términos fue casi copiado del capitalismo.

Ahora sabemos que este término es problemático. No se puede definir una identidad socialista sin volver a evaluar el término del Estado nacional y presentar una alternativa al mismo. Cuando decimos que no queremos un Estado a todos nos parece extraño, incluidos los círculos nacionalistas o socialistas.

Los nacionalistas étnicos se enojan con nosotros porque estamos en contra del Estado, que es una herramienta que llevará su propia identidad étnica al poder y la ayudará a dominar a los demás. Por otro lado, los socialistas reales piensan que pueden resolver los problemas de libertad e igualdad convirtiéndose en un Estado. Negarse a ser un Estado se percibe como una negación del socialismo y la nación. Sin embargo, el Estado es una institución fundamental que masacra a ambos. Ningún libertario socialista puede expresarse políticamente con un Estado. El Estado equivale a la enemistad hacia la libertad y la igualdad. La libertad y el Estado nunca pueden coexistir. Por lo tanto, debemos poner el Estado de lado en primer lugar.

Debemos separar los conceptos de nación y Estado el uno del otro. La nación puede ser aceptada como un formato social. Quiero decir que puede ser aceptada sin ser parte de un Estado nación. Pero necesitamos definir nación con mucho cuidado. Debemos entender qué es nación. La nación es una forma social. Pero estamos hablando de una sociedad con diferentes culturas, grupos de fe y opiniones. La sociedad se compone de diversidades y su unidad. No podemos hacer una definición de nación que niegue las diversidades y dependa de una sola identidad étnica, creencia e ideología. Esto dará como resultado un genocidio de todas las diversidades. Esto no es libertad. La nación democrática es una forma de la sociedad construida sobre una base democrática. La nación democrática es la formación real de la nación. Toda formación y construcción social antidemocrática es problemática y se opone a la naturaleza de la sociedad, lo que, a la larga, provoca violencia y conflictos continuos. Las entidades sociales que conforman la nación solo pueden mantenerse juntas a través de un sistema de administración democrática basado en políticas democráticas.

Primera parte de la entrevista a Riza Altun

FUENTE: ANF/Traducción y edición: Kurdistán América Latina

689 total views, 94 views today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.