La importancia de la cultura y el arte popular para sepultar al eurocentrismo

Alberto Híjar Serrano

La reducción de la cultura al arte y de éste a la pintura eurocéntrica de caballete, condena los trabajos de pueblos y comunidades a la sección de cultura popular y artesanías.

Hay un premio de arte y literatura y otros menores a artesanos y grupos comunitarios. Importan al respecto las declaraciones de la Secretaria de Cultura del próximo gobierno sobre la necesidad de trabajar con pueblos y comunidades sobre la base de que todas y cada una de las secretarías de Estado tengan una dirección de cultura con miras a la transformación de usos y costumbres. Para que esto ocurra, es urgente oponer a la bazofia de la radio y la televisión comerciales, medios de comunicación y especialistas atentos a lo que pasa en los kioscos, las plazas, las calles, las galerías de colectivos sin patrocinio oficial, las casas de la cultura autogestiva, las fiestas y duelos populares.

Cabe aplicar la distinción propuesta por Roque Dalton entre la cultura y la culture, ésta al servicio de las elites con exposiciones faraónicas de Estado comprometido con la globalización capitalista, galerías transnacionales del mercado del arte, despliegues filantrópicos de los consorcios para eludir impuestos y ganar prestigio, glorificación de artistas de Estado; ferias, coloquios y congresos para los excelsos. En todo caso, para esos universos está el único noticiero cultural realmente existente que es el del Canal 22 siempre terminado en conmemoraciones de ilustres desconocidos europeos.

Hay que reconocer que TV UNAM, Canal 11, Canal 22 y Canal 14, mantienen programas culturales con raíz popular y despliegue ambiental de paraísos fuera de los circuitos turísticos como los filmados para los programas Mar Abierto y algunos reportajes especiales de Televisa. Ahora mismo, TV UNAM transmite la excelente crónica de las organizaciones político-militares del siglo pasado en la serie Clandestinos, los jueves a las 18.30 horas. El 22 ofrece el programa presentado como única mostración del cine testimonial y documental con entrevistas a sus realizadores. Otros como La Dichosa Palabra, La Hora Elástica o El Chamuco, procuran alentar el saber lingüístico, musical y la tradición del humor con su dimensión crítica. Pero no hay un noticiero para las fiestas y duelos populares ricos en productos materiales e inmateriales como los llamados antimonumentos construidos para tener presentes a los +43 de Ayotzinapa, los 49 niños quemados de la Guardería ABC de Hermosillo, los 65 mineros enterrados en Pasta de Conchos. Con estos monumentos sobre Paseo de la Reforma, el espacio público adquiere una dimensión popular necesaria y opuesta a la invasión mercantil. La familia de dos jóvenes secuestrados en Ixtapa que pagaron el rescate y no aparecieron, han quedado simbolizados en un monumento en el cruce de la avenida Reforma y avenida Juárez. Nada de esto es noticia para los medios mercantiles. Por esto destaca Mardonio Carballo con su serie La Raíz Doble como testimonio de los indios de México. Su película reciente acompaña a otros documentales limitados a la Cineteca Nacional y a la importante red del festival Ambulante que este año logró acordar con una empresa de cine comercial la inclusión de su programa.

El hecho excepcional de que haya dos exposiciones y un importante libro sobre las Fuerzas de Liberación Nacional de donde se desprendió el EZLN en 1983, no merece comentario alguno de los personeros de la culture. Antonio Ortiz “El Gritón” con el apoyo de Daniel Pérez Coronel y Jorge Aviña, han ocupado el último piso del estacionamiento de autos en Venustiano Carranza 43, Centro Histórico, con la exposición Las flores nacen en silencio sobre las organizaciones político-militares entre 1969 y 1974. Las fotos de periódico de héroes y mártires pegadas en un muro con dos grandes pinturas en la pared del fondo, dan lugar del otro lado a un gran collage con información y fotos, y a una instalación de macetas florecidas con las siglas de organizaciones como las FLN, LC 23 de Septiembre, FRAP, Los Enfermos, PROCUP-PDLP. Sin anuncio en la entrada y con un difícil ascenso por las rampas al Quinto Piso que da nombre a la galería, impone condiciones para solicitar en el teléfono 5576984179 la visita a la exposición. Digna de encomio es la decisión de este artista conceptual que durante el mes de mayo y junio hasta la conmemoración del incendio de la Guardería ABC con los familiares de los 49 niños, haya activado una instalación que acentuó el monumento frente al Instituto Mexicano del Seguro Social con el letrero “Nunca Más” para la vista de los transeúntes por ese tramo de la avenida Reforma. Niños sobrevivientes estuvieron en la conmemoración del 5 de junio.

El Museo de la Memoria Indómita en la calle cerrada de Regina entre 20 de Noviembre y 5 de Febrero, ofrece la exposición permanente del comité Eureka de búsqueda y encuentro de víctimas y desparecidos políticos con la denuncia de sus captores asesinos. H.I.J.O.S México presenta un pequeño espacio con los presidentes con traje de rayas y tras barrotes de alambre, con la inclusión de los secretarios de Estado, generales y directores de la Dirección Federal de Seguridad. Fotos, documentos, filmaciones, mantas y propaganda de mano, culminan ahora con una exposición de fotos y dos videos de las renacidas Fuerzas de Liberación Nacional que presentaron el tercer tomo de la recolección de diarios de combatientes acompañados por documentos, textos explicativos y fotos. Exhiben las fichas policiacas de tres de los integrantes del primer núcleo guerrillero Emiliano Zapata en Chiapas: Carlos Vives, el yucateco Raúl Pérez Gasque y Elsa Irina Sáenz en sus fichas de registro policiaco lo cual prueba que fueron traídos vivos a la capital donde desaparecieron en el Campo Militar no. 1. Nadie informa de este importante trabajo de reivindicación histórica emprendido por la Casa de Todos y Todas de Monterrey donde nacieron las FLN.

Urge difundir esta memoria con el mismo entusiasmo y rigor que lo hacen los colaboradores Neil Harvey de la Universidad de Nuevo México, María Jiménez, migrante graduada en la universidad de Houston y Eufrosina Rodríguez Trejo, normalista y militante por los desplazados de Guatemala.

La Casa del Mago de Guadalajara ofrece ahora una caja de madera con grabados en los costados y la parte superior con diez de sus libros sobre la lucha armada en México. En las ferias del libro consigue albergue en algún rincón y logra alguna presentación pública, pero lo que no consigue son notas de radio, prensa o televisión. La historia no sólo de México, pierde así la dimensión radical continua en todas partes desde la acumulación originaria del capital, fuente de todos los males pese al desarrollo industrial y cultural que le es propio.

9 julio 2018

481 total views, 2 views today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.