La normalización mediática del fascismo: de Charlottesville a Valencia

J. Garín

Al principio fue Charlottesville. Aquel fin de semana en el que los nazis tomaron las calles de esa localidad acabó con una joven antifascista asesinada. La Sexta o El País lo llamaron “choque entre grupos radicales”.

Quisimos creer que no había línea editorial detrás y que lo que ocurría era que quienes firmaban esas noticias y quienes las aprobaban habían dado por bueno eso de que los extremos se tocan. No cambia los efectos de la información, y tampoco mejora la situación en nada, pero nos pareció que era así. Nos preguntamos de dónde había salido esa gente a la que no se le revuelve todo al ver nazis desfilando con antorchas.

Lucrecia, Carlos, Guillem. Cruzarte de acera, evitar zonas, correr de vez en cuando, llevarte alguna hostia. Nuestro profesor de Historia y lo que nos contaba. Nos preocupamos porque no habían entendido que fascismo es tan sinónimo de odio como antifascismo lo es de democracia. Nos preocupamos mucho, y aún no habíamos visto nada.

Compartiendo agenda

Con la entrada del referéndum en la agenda mediática, los motivos cambiaban: a ese tramposo discurso hegemónico que sostiene que es lo mismo desear exterminar gente que querer evitarlo, se unía ahora el hecho de que, en el tema catalán, la línea editorial de los grandes medios no está tan lejos de lo que defienden los fascistas al respecto. Lo importante es preservar la unidad de España, aunque sea a base de hostias.Se empezaba a dar entonces una conjunción de intereses entre los informadores, con actitudes cada vez menos profesionales para imponer su discurso, y esa extrema derecha que algunos consideran minoritaria y otros durmiente por estar muy bien representada.

Incluso hay quien decía, hace tan solo tres semanas, que ni siquiera existe. José Ignacio Torreblanca, jefe de opinión del diario más vendido en quioscos y con mayor difusión en internet, publicaba lo siguiente:

“En este país nos pasamos todo el día hablando de una extrema derecha que no existe, ni política, ni social, ni electoral, ni parlamentariamente. Es algo que todos los medios y observadores internacionales llevan años señalando”.

Lo que sí hay, continuaba, es una “extrema izquierda autoritaria” de la que apenas se habla. No debe de tener la costumbre de leer su propio periódico.

Dos días después de que publicase este artículo, la asamblea convocada por Podemos en Zaragoza para tratar de abrir una vía de diálogo en el conflicto catalán era rodeada por una concentración convocada por Movimiento Aragonés Social, un grupúsculo fascista local.

Los trabajadores de TVE denunciaban que el director de informativos del fin de semana había omitido deliberadamente la palabra “ultras” en su crónica de lo que llamaron “manifestación por la unidad de España”. Antena 3 hacía una crónica correcta en su informativo del mediodía, que alguien decidía cambiar para el de la noche: los “ultras” pasaban a ser “manifestantes enarbolando banderas de España”.

Y llegó la catarsis mediática: “histórica manifestación por la Constitución” en la que “la Cataluña silenciada alza la voz”. El término “manifestación sin incidentes” era de los más repetidos para referirse a la protesta por la unidad de España celebrada el domingo en Barcelona.

Entre las imágenes que han circulado en redes sociales, hubo entre otras cosas vídeos con agresiones a jóvenes magrebíesa un fotográfo que pensaban era de TV3. Se hicieron saludos fascistas y se llevaron banderas de Falange. Por muy minoritario que fuese, ¿eso es “sin incidentes”?

A todo esto se suma el hecho de que ninguno de los participantes haya señalado que allí había fascistas: manifestarse de su mano y no denunciarlo es un incidente en sí mismo, y no pequeño. El columnista Manuel Jabois señalaba en su crónica que la organización no había permitido “levantar el brazo ni para pedir un taxi”. Buen trabajo, sí, de maquillaje.

Los cazadores de noticias falsas y posverdades de internet se sumaban a la tarea desmintiendo varias imágenes que habían circulado durante el día, en las que supuestamente se mostraba simbología fascista en la manifestación. Ni la crónica del diario sobre la manifestación ni el reportaje sobre las fotos falsas llevaban mención alguna a las imágenes que sí habían tenido lugar.

A cara descubierta

El lunes en Valencia un grupo de nazis salió a agredir a gente, a cara descubierta y rodeados de cámaras. Quizá tuvo que ver, entre otras cosas, la seguridad que da haberse mostrado y que la respuesta haya estado entre el silencio y el aplauso.

Gritaban consignas como “Puigdemont al paredón” o “al podemita, dinamita”. Entre gritos de “Sieg Heil” también cantaban “¿dónde están, no se ven, los amigos de Guillem?”. Se referían al Guillem que mencionábamos al principio, junto a Carlos y Lucrecia. Son solo tres de los 88 crímenes de odio que recogía en 2015 un estudio al respecto, la mayoría cometidos por neonazis o ultraderechistas.
Guillem Agulló fue asesinado por su ideología en 1993, cuando tenía 18 años, a manos un grupo de cinco nazis en la localidad castellonense de Montanejos. Tras asestarle una puñalada mortal en el corazón, abandonaron el lugar haciendo el saludo romano.
Al día siguiente, las agresiones de los que cantaban en las calles contra él ya casi ni eran noticia. Ni siquiera para hablar de que delegación del Gobierno hubiese felicitado a la policía por una actuación que se puede resumir en dos cifras: cero agresores detenidos, cero agresiones evitadas.
Mientras lo fue, la narración de lo ocurrido no cambió respecto al guión habitual. Antena 3 hablaba de “violencia entre manifestantes” y a los fascistas les llamaba “defensores de la unidad de España”. En Telecinco lo ocurrido era contado como una “trifulca entre radicales” y el redactor se preocupaba en señalar que la presencia de la CUP y Arran en la manifestación no estaba autorizada.

La versión de que los agredidos iban provocando era también la de la crónica de El País, que literalmente decía que su presencia “causó inquietud”. A lo ocurrido lo definía como “bronca”, “batalla campal” e “incidentes entre simpatizantes de la extrema derecha y la izquierda independentista”.

En declaraciones a eldiario.es, un manifestante que se enfrentó a los neonazis para defender a dos personas que estaban siendo agredidas ha dicho que aquello no eran “enfrentamientos” sino “la extrema derecha de cacería”.

¿Qué más tiene que pasar?, ¿hasta dónde piensan tensar la cuerda? Serán cuatro gatos, ojalá. Pero la campaña de imagen que les están haciendo y la aparente indiferencia de quienes comparten marchas con ellos les está poniendo a huevo dejar de serlo.

413 total views, 2 views today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.