Masacre de 13 comuneros y asesinato de activista en Oaxaca, hechos auspiciados directamente por el Estado-capital

Demián Revart

Aún con un nuevo tinte en el escenario político del país con el virtual triunfo de MORENA y Andrés Manuel López Obrador -que simbolizan para muchos una eminente “pacificación” de la actual guerra del capital en territorio mexicano- las noticias de violencia extrema, masacres y represión selectiva contra defensores de derechos humanos y activistas en distintas latitudes siguen vigentes (incluso con mayor brusquedad que antes… ¡sólo échenle una mirada a lo que a diario sucede en los estados Guanajuato o Guerrero!).

Habría que ser demasiado ilusos (o mejor dicho, demasiado ignorantes) para ‘pensar’ que un gobierno -por más ‘buen corazón’ de los gobernantes y promesas de ‘progreso’ que éstos tengan- sea capaz de brindar condiciones de igualdad, seguridad y el inherente derecho a la vida, cuando un verdadero ambiente de paz sólo puede gestarse en donde la disputa por la supervivencia económica sea lo más reducida posible -en aras de la abolición del coloquial “vivir para trabajar/trabajar para vivir”. Así, todas las violencias que se acarrean en el problema universal de la pobreza y la marginación, irían desapareciendo gradualmente…

El día de hoy se tiñe de sangre una vez más -en esta infinita novela de muerte llamada “México”-, justamente por el brazo propio de la gente que ha llegado al extremo de ‘proteger’ sus reducidas posesiones o venderse al mejor postor asesinando a un activista sólo por unos cuantos pesos.

Los conflictos agrarios y territoriales han costado baños de sangre en distintos casos recientemente acontecidos: el de la comunidad p’ur’hépecha de Arantepakua en Michoacán con un saldo de 4 comuneros asesinados; los desplazamientos forzados de cientos de familias por la disputa de tierras entre Chenalhó y Chalchihuitán en Chiapas; el doble asesinato de Miguel Vázquez Torres y su hermano Agustín, defensores territoriales del pueblo wixárika, originarios de la comunidad de Teponahuaxtlán en Jalisco; y en casos menos fatídicos las decenas de luchas vecino-barriales en la CDMX que defienden el territorio urbano ante la construcción ilícita -e innecesaria- de mega-complejos inmobiliarios, plazas comerciales y la usurpación del espacio público.

Los hechos tienen que aleccionarnos y brindarnos el conocimiento comprobado suficiente para entender la magnitud de vulnerabilidad en la que nos encontramos viviendo en esta lógica sistemática.

***

1) Por la tarde de este lunes 15 de julio, se registró una emboscada armada por parte de habitantes de la comunidad de San Lucas Ixcotepec en contra de una veintena de comuneros de Santa María Ecatepec -ambas ubicadas en el municipio serrano de Yautepec, Oaxaca- dejando como saldo 13 personas asesinadas, una desaparecida y una más herida de gravedad que al momento se encuentra internada en la capital oaxaqueña. Según la información vertida por la Fiscalía General del Estado de Oaxaca, los comuneros asesinados intentaron realizar una faena comunitaria a las alturas del paraje del Cerro de Cara que es límitrofe con Ixcotepec, zona que se encuentra en una disputa territorial por más de 3,600 hectáreas, conflicto “demasiado añejo” entre estas comunidades chontales que ha sido ignorado por las dependencias gubernamentales.

LA ZONA CHONTAL DE LUTOEmboscada de gente armada de San Lucas Ixcotepec contra Pobladores de Santa María Ecatepec, del…

Posted by Panorama Político de Oaxaca on Tuesday, July 17, 2018

2) Por la mañana del martes 16 de julio, nos llegó por WhatsApp a diversos compañeros la siguiente información: “(…) a las 11:30 am, un grupo de hombres armados y encapuchados levantaron en su propio domicilio al coordinador regional de CODEDI en Salchi, Pochutla, Abraham Hernández Gonzales de 42 años. El grupo armado viajaba en una camioneta gris doble cabina placas RH-70-92 acompañados de otro individuo en una motocicleta, todos encapuchados y vestidos como militares”.

Sólo pasaron 6 horas para que su cuerpo sin vida fuera localizado.

Sin vida encuentran a Abraham de Codedi en PochutlaEl coordinador regional de Comité de Derechos Indígenas (CODEDI) en…

Posted by Portal de Noticias Panoramadelpacifico on Tuesday, July 17, 2018

La pregunta categórica es… ¿cuántas veces más permitiremos ese “una vez más”?

Basta de hablar de las hojas y los tallos (corrupción, impunidad, injusticia, etc.): hablemos de la raíz (el capitalismo y su Estado).


También te puede interesar:

“Mientras celebran un gobierno que se corromperá, aquí nosotros hacemos y somos el gobierno”; ratifican autonomía en Hueyapan, Morelos

La Masacre de Cacahuatepec, Guerrero: Primeras notas en torno a una emergencia que “nadie quiere ver”

12,610 total views, 3 views today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.