Palestina sangra: el genocidio está en las calles

Juan Fernández Delgado

El genocidio está en la calle y el ser humano existe ¿cómo se explica?

Guerra y más guerras, guerras interminables. Años escribiendo sobre Palestina, amando Palestina, añorando Palestina, y sin embargo, hoy más que nunca es a su lado donde debemos estar. Duele palestina como duelen todos los pueblos donde el yanqui pone su bota y la OTAN los revienta en pedacitos rompecabezas imposible de recomponer su geografía, idioma, cultura. Aún no se ha escrito el artículo fundamental que toda persona con un mínimo de humanidad debería esperar. Un artículo que se hable de un pueblo que al fin es ¡LIBRE! (Toda Palestina sin exclusión, fracción, sangre). Donde la gente muera de muerte natural no acribillada a balazos ni bombazos ni a pelotazo limpio. Un pueblo donde niñ@s puedan jugar y estudiar sin miedo a ser detenidos, torturados, asesinados. Que los más mayores tengan todo derecho como el que más en cualquier país del mundo, Alemania (por ejemplo), tal como se “deseó” para el judío como para el comunista o anarquista perseguidos por los siervos a Hitler. De pasear por la tierra que les vio nacer libremente se trata y sentarse a ver el atardecer en familia sin ser insultados, maltratados ni expulsados de su tierra, de su casa. Que los más jóvenes puedan estudiar y llegar a trabajar para dar lo mejor de si a su país, mujeres y hombres por una sociedad más justa y más libre entre mil ejemplos impregnados de derecho.

Ese día no llega. Desde este primer momento en que se ilumina la inmensa tarima desolada (antorchas más por gobiernos que por millones de seres en protesta) sobre la que transcurren los hechos, me sugiere una pregunta ¿Somos acaso conscientes de que estamos ante un espeluznante campo de exterminio? Años de gritar en uno y otro país más allá de las fronteras ¡¡Palestina Vencerá!! Tardará aún muchos más por llegar porque los pueblos no cercan con sus alas el engendro repugnante, no ya tigre de papel, sino dinosaurio del Imperio, engendro criminal, asesino insaciable rodeado de serviles, cantera en Europa vía al mundo, se ocupan día tras día de que Palestina sea un infierno, un cementerio a voces de muerte y angustia.

Y, no hay nadie, que pueda parar al criminal asesino que apoya el crimen organizado. Que a ti a mi y a otros gobierna en democracia carroñera rodeada de paladines, que para tal mandato no existen independencias, que avalen tales derechos ¿Nadie puede parar la maquinaria militar que el sionismo despliega como potencia contra el pueblo palestino? Porque seguimos huérfanos de líderes naturales, reales, partidos, organizaciones revolucionarias auténticas y sindicatos… ¿Somos pues o no somos los representantes de un pasado irreparable? Cuarenta años de dictadura y una dura democracia impregnada de sadismo partícipe de las masacres del Imperio por el mundo dentro de la OTAN ¿Debemos o no considerarnos (los adelantados) protagonistas de un futuro que apenitas se vislumbra desde los umbrales históricos de una época agonizante?

Borregones año tras año década tras década nos vamos sumergiendo en los bajos fondos del poder y su marginalidad, alienación, individualismo, sumisión… Y hasta con miedo a reconocer que Palestina dejó de ser de los palestinos y los están convirtiendo en esclavos: amenazada, amordazada, torturada. Ahora es la gran base político-militar de EEUU, engendro sionista-judío asesino de la humanidad: holocaustos, genocidios por todo Oriente Medio, lleno de episodios dramáticos, desavenencias fatales en trágica realidad, programas criminales en secreta obscenidad ajustando el tiempo en la historia a una cultura ancestral. Y, mientras, los pueblos de la Europa del capitalismo abandonando derechos, se acomoda sobre la almohada mugrienta del capital.

¿Cómo seguir pretendiendo ser referente de izquierda revolucionaria sin sentirse amarrados objetivamente a los pueblos? ¿Cómo creer en lo que esporádicamente surge como maná del cielo-organizaciones enteras y líderes ajen@s (a todo contexto real de los que cuanto menos empuñan la resistencia) sin sentirse amarrados, las alas cortadas y sin voz? Luchar es vivir, perpetuarse con dignidad en la historia, enlazar la verdad como principio contestatario. Luchar, combatir el absolutismo enarbolando la resistencia insumisa ¡Levántate oh sol de verano… principio de clase, táctica de lucha que avanza desenmascarando al exterminador del aleteo de los pueblos!

¡Si yo pudiera mover las manillas del tiempo y ajustarlas contra el patético presente del lobo-sanguinario! Con la masa en la camisa Donal Trump retrocede ensangrentado a la Alemania nazi. Cuanto menos a la España del dictador maletilla del Führer, a la Argentina de Videla o Chile de Pinochet, República Dominicana de Torrijos, o Guatemala de Efraín Ríos… No, no estamos en los años cuarenta del siglo pasado. Pero sí frente a naciones que actúan igual o peor que el Tercer Reich, sin nadie que les haga frente, y termine con ellos ¡¡Que pena más grande que pena… que miras más estrechas, que palabra más prostituida, que derechos más perdidos, que sociedad más individualista, que pena de todo eso que pena!!

Se dice que civilización en el latín es donde mejor podemos ajustar la palabra y establecer el encuentro del origen del término. No está de más subrayar resaltando que se trata de una palabra que emana de la conjunción de tres partes del vocablo “civilis”, que es equivalente a “civil”; el verbo izare, que puede traducirse como “convertir en”; y finalmente el sufijo “-ción”, que es sinónimo de “acción y efecto.” Civilización pues es la acción y efecto de civilizar (Mejorar la formación y el comportamiento de las personas, elevar el nivel cultural de una sociedad). Civilización. La civilización… es el estadio cultural propio de las sociedades más avanzadas según su nivel de ciencia, artes, etc. A lo largo de la historia nos ha hecho ver que fueron las civilizaciones egipcias 3150 años antes de nuestra era, la griega, la china, la romana, la árabe, la maya y otras menos conocidas, más pequeñas, que hicieron avanzar a los humanos.

Las sociedades que se basan en una religión (su religión) indudablemente están perdidas en siglos de atraso. Atraso mental que hace que estas personas sean incomprendidas por otros pueblos y personas que sí han avanzado. Cuando un colono judío-sionista joven y armado de un fusil al hombro, ocupa un trozo de terreno con cuatro olivos a un palestino mayor, ante la protesta de éste le contesta: “Esta es la tierra de Moisés, la tierra de nuestros antepasados… Y DIOS NOS DICE QUE LA COJAMOS” Claro que, si no tuviera ese fusil amenazador, no dejaría de ser una mezquindad estúpida con carga en ruindad humana dicha por una persona cuanto manos incivilizada. Los sionistas no solo están anclados mentalmente en siglos atrás… Están “desarrollados”, sí, en el ejercicio de robar y matar, asesinar sin escrúpulo alguno a cualquier ser humano que atente su desequilibrio mental. Ha desarrollado como el nazi-fascismo ese instinto criminal, gracias al descomunal armamento, que posee generosamente de las potencias europeas y sobre todo del imperialismo yanqui patrón de los mengeles europeos. Así es como logra vencer su prepotencia sádica, invencibles y seguros ante los pueblos árabes y persas que le rodean.

La incivilización de este sucedáneo humano es patente día a día al igual que la de los nazi-fascistas, más que peligrosos para el desarrollo de la humanidad. Claro, que el pueblo palestino puede resistir, pero, ¿hasta cuando? ¿con qué armas? No están los tiempos para revoluciones porque en siglo 21 no abunda el voluntariado revolucionario ni para una solidaridad internacional contundente, que por otra parte, los sionistas se la pasan por el forro del huevo de codorniz, como se pasan todas las resoluciones en ave grande y tapices de papel ese organismo internacional que es un agujero oscuro en derroche de millones de euro y dólar tan necesarios social y científicamente para la humanidad, camuflaje, blanqueo, engorde de bolsillos y barrigas esa es la ONU.

Nota breve del Imperio más criminal de la historia de la humanidad…

Portavoz de Exteriores de Israel Michal Mayaan segando los sueños al pueblo palestino declara: “¡¡NO PODEMOS METER A TODA ESA GENTE EN LA CÁRCEL!!” Simona Frankel embajadora de Israel en Bélgica guillotinando la realidad palestina afirma: “TODOS LOS PALESTINOS MUERTOS A TIROS ERAN TERRORISTAS, INCLUIDOS LOS OCHO NIÑOS” El jefe hitleriano de los yanquis Donal Trump cuchillo de acero criminal en abuso de poder se pavonea ante el crimen: “¡¡ISRAEL SE HA DEFENDIDO PROPORCIONALMENTE!!”

PD.

Iluminando la historia, tarima revolucionaria en ella, se hecha en falta aquellos jóvenes aguerridos, preparados y con conciencia revolucionaria del FPLP… Y el grito nos llega de las mazmorras de exterminio del sionismo, que desde hace unos 30 años tiene metido al actual secretario general Ahmad Sa`adad , sobreviviendo entre tortura psicológica y física la lenta y sistemática destrucción (El FPLP es considerado una organización terrorista por EEUU, Canadá y la Unión Europea). Pocos elementos quedan en esta historia, pero perfectamente encajados en el lugar y momento oportuno, dándola credibilidad. Yo me quedo con la enseñanza, sin prostituir la palabra, de la brillante e inteligente Arianne Mnouchkine (directora d`Théâtre du Soleil, guionista y productora de cine), de que el futuro nada tiene que ver con los poetas mudos, los pintores ciegos y los actores paralizados por el temor; requiere de poetas que sepan decirlo todo, pintores que sepan describirlo todo y actores` que sean, a la vez, pintores y poetas y sepan dar de nuestro universo enmarañado y complejo una representación clara y estimulante, escribir con sus voces y sus cuerpos la comedia de nuestro tiempo, interminable y siempre recomenzada, esa comedia de la que Copeau (el maestro soñador), señaló: “Si se escribe la comedia de nuestro tiempo, no podrá hacerse más que con un grito de liberación… ”

481 total views, 3 views today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.