Posicionamiento internacional ante la criminalización del CECOP y paramilitarización en Guerrero, México

Posicionamiento internacional ante la criminalización del CECOP y paramilitarización en Guerrero, México

La Parota fue planeada por la Comisión Federal de Electricidad (CFE) desde 1976 para la generación de energía en la comunidad –claro, sin importar las medidas ambientales y territoriales que involucraban su construcción-. Pero este proyecto no fue llevado a la realidad hasta que se anunció como uno de los megaproyectos –fallidos– del sexenio de Vicente Fox entre 2000-2006 [2]; ello motivó un conflicto entre el Estado y los comuneros, ejidatarios, pobladores y diversas organizaciones sociales de los municipios directamente afectados que se abastecen del agua del Río Papagayo, destacando los siete municipios de Chilpancingo, Mochitlán, Quechultenango, Acapulco, San Marcos, Juan R. Escudero y Tecoanapa.

El megaproyecto de La Parota no busca el progreso de la comunidad, sino que busca el control del agua del río Papagayo, como expresó Felipe Flores Fernández: […] descubrimos que [la presa] iba a trabajar al 19% [de su capacidad] cuatro horas al día. Nos dimos cuenta de que el que tenga la concesión de esa obra, va a ser el dueño del agua. Y el agua después nos la va a vender si quieren, y si no quieren vamos a tener sed. Nos quedaríamos con los daños ecológicos y con el desplazamiento de miles de campesinos [3].

Algunos de los daños que se han evidenciado para la zona de construcción de la represa estiman la afectación a 24 localidades con una población total de 3,048 habitantes; de éstas se inundarían o afectarían 39 áreas de propiedad colectiva y una de propiedad privada. Organizaciones de afectados en la zona calculan que alrededor de 25 mil personas serían desplazadas por la inundación de sus tierras. En el informe por los Relatores Especiales de Vivienda Adecuada y de los Derechos y Libertades de los Pueblos Indígenas se han identificado poblados con riesgo de ser inundados que no estaban incluidos en los estudios ambientales. La desviación del río afectaría a aproximadamente 70 mil personas ya que se verían privados del acceso al agua para la irrigación de sus cultivos o para la pesca. También desaparecerían 67 km de caminos que sirven a la comunicación entre los pueblos de la zona [4].

En el año 2005, la CFE fomentó la realización de asambleas agrarias con el objeto de obtener la anuencia para iniciar el proceso expropiatorio y celebrar el convenio de ocupación previa con los comisariados ejidales y/o de bienes comunales de los respectivos núcleos agrarios. La CFE manipuló las asambleas, recurriendo a irregularidades para obtener las anuencias, pero ante las acciones legales y de agitación popular de la CECOP, se logró detener la construcción de la presa. Las muestras de solidaridad fueron enormes y vinieron de dentro y fuera de la república, incluso, en el encuentro entre la CECOP y el EZLN el entonces Subcomandante Insurgente Marcos (ahora “Galeano”) afirmó que La Parota “sólo podrá hacerse con una guerra en el sureste mexicano” ya que este río emblemático recorre gran parte del sureste de México, por lo que la presa representa una amenaza para todos estos territorios [5].

Pero durante este proceso, la clase política desestimó la demanda de los ejidatarios, quienes recibían ofensas de todo tipo y eran sometidos a una campaña de desprestigio que raya en lo ridículo, especialmente –y con mayor odio y tergiversación de la información- contra el compañero Marco Antonio Suástegui Muñoz, un gran referente de esta lucha y quien fuera encarcelado de forma arbitraria en 2004 y 2014. Hoy, continuan estas difamaciones por redes sociales acusando a los compañeros de la CECOP de “sicarios”, “guerrilleros” e “izquierdosos” que han cometido ‘actos violentos’ al servicio de Andrés Manuel López Obrador y los partidos de la izquierda del capital como MORENA, Movimiento Ciudadano, etc., lo que es rotundanmente falso, comprobando de esta manera que la ideología dominante y las tradiciones conservadoras han logrado encasillar a las luchas sociales y autónomas en un mismo balde junto con los partidos políticos de ‘izquierda’, haciendo pensar, que el mismo Estado infiltra y patrocina a estos grupos para desestabilizar la defensa del territorio y las múltiples causas por las cuales el pueblo mexicano levanta la voz. El polémico grupo autonombrado “Desplazados de Acapulco” que maneja perfiles y cuentas en Twitter, Facebook y Youtube, es uno de los principales núcleos de difamación que es importante denunciar.

Este posicionamiento firmado y respaldado por comunidades, colectivos, medios libres y  pueblos de distintas latitudes del mundo, expresa enérgicamente la necesaria solidaridad con este movimiento en defensa del territorio y por la construcción de la autonomía y autogestión comunitarias, en un crucial momento donde una vez más, el gobierno, sus partidos políticos y la clase empresarial, amenazan la vida de los miembros de la CECOP para perpetuar el megaproyecto que destruirá más de 13 comunidades aledañas.

Nos pronunciamos en contra de toda amenaza que se le presente a cualquier miembro de la CECOP y sus comunidades. Exigimos al gobierno mexicano cumplir la demanda de diálogo del Consejo de Ejidos y Comunidades Opositoras a la Presa La Parota para terminar de una vez y para siempre un proyecto de muerte disfrazado de “progreso”.

Red de Historiadorxs Anticapitalistas (México)

Asamblea Independiente de Vecinos Zona Norte (CDMX)

No al Viaducto La Raza – Indios Verdes – Santa Clara (CDMX)

Ajusco Radio (radio comunitaria de Santo Tomás Ajusco)

Centro Cultural Ricardo Flores Magón (Baja California Sur)

Radio Zapatista Sudcaliforniana – RZSUD (Baja California Sur)

Comunes Libertarios (Colombia)

Imprenta Comunera (Colombia)

Rosas Negras (El Salvador)

Asamblea de Autoconvocadxs Contra Monsanto (Córdoba, Argentina)

Colectivo Minguero de Cuesta Blanca (Córdoba, Argentina)

Ruptura Colectiva (RC) (Latinoamérica)

Revolución Internacional / World Revolution

It`s Going Down (E.U.)
Somos Catsa Málaga (España)
 

Referencias y bibliografía

[1] “Reactivan cerca de 80 órdenes de aprehensión contra opositores a la presa La Parota”, Liberación Guerrero, 11 de Diciembre de 2016. http://liberacionguerrero.net/en-el-municipio-mas-violento-de-mexico-hay-paz-en-los-bienes-comunales-de-cacahuatepec-asegura/

[2] “No a la presa La Parota”, Tlachinollan, Centro de Derechos Humanos de la Montaña. http://www.tlachinollan.org/respaldo/index.php?option=com_content&view=article&id=1639%3Ano-a-la-presa-la-parota&catid=319%3Ala-parota&Itemid=559&lang=es

[3] Peace Brigades International – Proyecto México. OPOSICIÓN AL PROYECTO HIDROELÉCTRICO PRESA LA PAROTA.
http://www.pbi-mexico.org/fileadmin/user_files/projects/mexico/images/Entrevista_23_CECOP.pdf

[4] Asociación Interamericana para la defensa del medio ambiente. Grandes Represas en América Latina, ¿Peor el remedio que la enfermedad? http://www.aida-americas.org/sites/default/files/InformeAIDA_GrandesRepreseas_BajaRes.pdf

[5] Elosegui, José. Resistencia al megaproyecto hidráulico La Parota https://www.grain.org/es/article/entries/1102-resistencia-al-megaproyecto-hidroelectrico-la-parota

319 total views, 3 views today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.