“¡Muerte a los radicales!”: El arte de la criminalización

Demián Revart

Micro-Apuntes Históricos: La Teoría Del Nexo Político y la Violencia “Patológica” Del Anarquista

Si bien es primordial apuntar primeramente que no todo anarquista se encapucha en las protestas, ni todo encapuchado se armoniza mediante la ideología anarquista, es también importante mostrar los orígenes del show televisivo de los disturbios, la “violencia” del pueblo y los enfrentamientos con los cuerpos policíacos en marchas conmemorativas para esclarecer que la rabia de la manifestación no puede encasillarse a un grupo social específico. A veces la rebeldía y el “¡ya me cansé!” son indicios de actuar hasta las últimas consecuencias contra toda la podredumbre del México actual.

Los anarquistas nunca han ejercido su ideología política a través de partidos de cualquier índole. Ni el Partido Liberal Mexicano fundado en 1906 de los hermanos Flores Magón fue una muestra de la búsqueda de la democracia representativa, sino, de la organización autónoma al Estado para crear alternativas con base en una Revolución violenta que sería la única vía para ejercer la Libertad humana y económica. Los anarquistas no buscan la representación de las masas, sino destruir a éstas para evocar al individuo que se representa a sí mismo. O en 1917-1921, la formación de soviets libres mediante la democracia directa con los marineros de Kronstadt tampoco serían muestras de organizarse parlamentariamente, sino, de administrar autogestivamente la vida pública y sus oficios. En la actualidad, las formas políticas anarquistas engloban tanto estructuras organizativas, como culturales, de protesta y un sin fin de mundos en el que se adentra el movimiento libertario.

El schwarze block (black block), aparece desde la década de los 70’s en la Alemania occidental, pues la ola represiva intensa contra grupos pacifistas, células estudiantiles y okupas provoca la auto-defensa como forma de reivindicación rebelde. También la táctica del black block se empleó en Holanda y Estados Unidos, debutando en Washington en una protesta frente al Pentágono en 1989. En 1999 se populariza aún más el término mediante las protestas en Seattle contra la Organización Mundial de Comercio (OMC), que darían paso al movimiento antiglobalización del nuevo siglo. En el 2001 se realizarían protestas similares en contra de la Cumbre de las Américas en Quebec, donde tiempo después la policía de la ciudad habría de afirmar que “sus agentes se infiltraron como manifestantes”. En México aparece en la Cumbre de Cancún (OMC) 2003, en Guadalajara del 2004, durante la resistencia de la APPO – Oaxaca en 2006-, en 2011 durante varios atentados contra bancos empresariales y el fenómeno del cual quisiera ahondar para explicar el temor al encapuchado: el #1DMX.

Hasta este día, explotaría en la mayor parte de la población un repudio/incomprensión hacia la protesta del encapuchado, bajo el apellido del anarquismo; con el rompe-vidrios, el lanza- cocteles, el de la identidad negruzca. De ahí, que ciertos sectores estudiantiles y anarquistas nos hemos dado a la tarea de acercar tanto a la Historia del anarquismo del siglo XIX, como las prácticas cotidianas que se ven en gran parte del mundo no como una ideología obsoleta, sino como un sendero a la liberación de la sociedad de consumo.

1002652_620777584735148_747150642852196691_n

Analicemos. El periodo de auge para los “radicales” se dio a partir de la coyuntura en contra de la imposición de Enrique Peña Nieto, esto como resultado del periodo 2006-2011 entras las revueltas de la APPO en Oaxaca, la popularización de la tendencia informal anarquista (influenciada por Alfredo M. Bonnano, Constantino Cavalleri, etc) y el Primer Congreso Anarquista de México, celebrado en el Auditorio Che Guevara, ambos fenómenos difundiendo el anarquismo principalmente dentro de las Universidades. Entre el 2012 y 2014 se han dado las criminalizaciones más fuertes en contra de los encapuchados, catalogándolos de grupos de choque pagados, de organizaciones políticas de la izquierda “radical” o de maniáticos anti-sociales. Estos acuses no son para nada nuevos, se han dado desde el zarismo ultra-conservador de 1878 en el cual comenzó a popularizarse la propaganda por el hecho con organizaciones como la Zemlya i Voyla (Tierra y Voluntad) fundada en 1862; algunos de sus integrantes como Alexander Milhailov o Sofía Perovskaya fueron fuertemente difamados en todos los periódicos del mundo, ya que la prensa ha sido medio de manipulación ideológica, a partir de 1864 contra las sociedades secretas de la AIT, y en mayor medida contra los sectores anarquistas. La misma suerte que le tocaría a Johann Most, Emma Goldman, Sacco y Vanzetti, y un sin fin de pensadores anarquistas que fueron relacionados más bien con grupos afines de individuos radicalizados, aún cuando ellos ejercían el pensamiento individual, tenían función de “profetas” y pocas veces se dedicaron a ejercer manifestaciones públicas. El “¡estamos hasta la madre!” llega a ser una consigna global que respecta a diferente tipos de acciones de contenido político, desde atentar contra la vida de un explotador, hasta destruir los productos del sistema capitalista.

Siempre he propuesto que Todo Acto de Protesta es Legítima, los atentados contra la propiedad privada no se comparan como un crimen en relación con la función histórica del privar del excedente de la producción colectiva desde hace siglos.

Durante el movimiento #YoSoy132, muchas asambleas estudiantiles pusieron en duda los principios de éste (de la misma burguesía del ITAM y la IBERO), en especial el de no-violencia y la protesta dentro del marco jurídico. Varios grupos con el influjo de la corriente anarquista y anarco-punk del CGH en la UNAM, de la ENAH, de la UAM y otros lugares, se encargaron de formar estos núcleos de protesta, añadiéndole a éstos, egresados y trabajadores que seguían el trabajo de difusión de organismos anarco-sindicalistas. ¡Ojo!, con esto no digo que sus miembros sean partícipes de, solamente su actividad ligada al anarquismo atrajo a los jóvenes a autores como Bakunin, Malatesta y Alfredo M. Bonnano que inspirarían a las protestas de Grecia en el 2008 y de los sindicatos estudiantiles chilenos desde el 2011. Los “radicales” se dieron cuenta de que la rebelión era internacional.

Ante el triunfo de EPN en las elecciones presidenciales, la opinión pública se basó más en la noción de la mass-media de los anarquistas como “vándalos”, “pseudo-estudiantes” y “porros”, resultando sustantivos de quasi-linchamiento para el contingente encapuchado. La estrategia entre la opinión pública se tuvo que plantear como una horda de manifestantes pagados por el Estado, con el fin de generar caos y romper los marcos legales de las protestas. El 2 de Octubre del 2012, el Bloque Negro tendría una breve aparición en dicha coyuntura, un grupo de 15 encapuchados evitaría el paso de una camioneta de granaderos enfrente de La Catedral en el Centro Histórico. Los medios grabaron este enfrentamiento y se encargaron de tomar testimonios de personas que se inmutaron por los actos de violencia; durante su transmisión en televisión abierta, sería curioso escuchar de la voz de Javier a la Torre, Francisco Zea y Joaquín López Dóriga decir la palabra “infiltrado”, todo comenzaría a tomar un nuevo rumbo. Desde las primeras mega-marchas con la consigna de “No + PRI”, las masas comenzaron a darle el designio de “perredistas” o “AMLOvers” a los estudiantes que salían a las calles, pues para el 2012 sería la segunda ocasión en la cual Andrés Manuel López Obrador se postulara para la presidencia. También, se les relacionó con el ex diputado Gerardo Fernández Noroña; es sencillo, las protestas violentas fueron vinculadas con los actos de desobediencia civil que habían realizado estos dos políticos pasivos.

Otro factor que fue de gran señalamiento hacia la criminalización fue el de los círculos anarquistas dentro de la UNAM, en especial en el movimiento de los CCH’s contra la Reforma de los “12 Puntos” y otras medidas de austeridad, todo esto en Febrero del 2013. La expulsión de 5 estudiantes de CCH Naucalpan y la negación de las autoridades a dialogar acerca de los daños de la reforma educativa al sector estudiantil, llevó a varias células a convocar a la Toma de la Torre de Rectoría en Ciudad Universitaria en el mes de abril del mismo año, en esa acción, los medios masivos nunca entrevistaron a los estudiantes anarquistas, y se dedicaron a generar cápsulas de odio por alumnos de otras facultades (principalmente Derecho) y de personas ajenas a la UNAM, en las cuales el motivo buscado era denigrar y criminalizar, nunca informar sobre la reforma de los CCH’s y el asunto de las expulsiones arbitrarias.

En abril del 2014, Carlos Loret de Mola escribiría: “para las áreas de inteligencia del gobierno del D.F. los grupos anarquistas que operan frecuentemente en protestas se articulan políticamente a través de una poderosa mujer: la diputada federal Aleida Alavez Ruiz, brazo derecho de René Bejarano (…), según sus informes, la diputada orquesta la inyección de 7 a 10 mil pesos diarios irrastreables que sirven para comprar el material explosivo de los anarquistas y pagarles 200 pesos por cabeza (…), se les vincula con líderes como el ex diputado Gerardo Fernández Noroña y el Movimiento de Regeneración Nacional” [1] ¡Vaya idiotez!, la Violencia siempre generará confusión entre las masas, y el recurso más sencillo para los pseudo-periodistas de Estado será vincularla como un fetiche de los partidos “de izquierda”, que son un supuesto “frente alterno” ante las políticas priistas.

De la mano a este artículo, constantemente se publicaron en La Razón, La Jornada y Milenio “investigaciones” del CISEN sobre las formas de operar de los grupos anarquistas que dieron a pie a los enfrentamientos del 13 de Septiembre, 2 de Octubre, 10 de Junio y 1 de Diciembre del 2013, así como esas fechas conmemorativas y el 20 de Noviembre del 2014, afirmando que el pefil del anarquista es similar al del terrorista, añadiendo que “los violentos son personas deshonestas y mentirosas y (sic) por lo general utilizan un alias para estafar a otros a fin de obtener un beneficio personal o placer” [2].

Para el 2 de Octubre del 2015, el Bloque Libertario Internacional redactaría oportunamente en torno a las acciones del Bloque Negro como benéficas para la lucha anti-capitalista:

“Tras un monitoreo de logística a varios lugares del centro, Eje Central, 5 de Mayo y parte de Tacuba se encuentran sitiadas casi en su totalidad con vallas metálicas tanto en edificios gubernamentales, institucionales, bancos, comercios y líneas transnacionales.

Esto demuestra una efectividad de los grupos libertarios y anarquistas en atentar contra los espacios de la acumulación del capital, pues en días de manifestaciones como hoy, desde temprano se encuentran cerrados/bloqueados generando pérdidas sustanciales que hacen que los clientes busquen sus productos en el comercio informal o mercados locales.

Cabe aclarar que es urgente expandir las prácticas anti-capitalistas (asociacionismo proletario, congresos, encuentros, debates, brigadas a los pueblos en resistencia, militancia en las calles, ocupaciones, economías alternativas, etc) más allá de estas acciones mal llamadas “acción directa”, puesto que ésta consiste en emancipar cualquier actividad humana a través de la acción colectiva de índole política, administrativa, cultural e incluso epistemológica, y en estas formas de protesta no se ve una organización que intente ocupar los espacios para distribuir los bienes, sino, sólo una forma simbólica y material de legitimar la destrucción de éstas formas de poder mercantil.”

Además, saldría a la luz una polémica imagen publicada por 24 Horas: El Diario Sin Límites, donde se busca sectarizar (¡como si no fuese algo nuevo!) a las formas de protesta entre la del “manifestante” y el “infiltrado”, describiendo al primero como un ente pacífico y que al segundo como un provocador del cual aún no se conoce su origen o de dónde es “financiado”[3].

En este sentido, la tarea del anarquista en plena manipulación de la materia gris, es formular grupos afines (afinidad de clase, no mediante vínculos sensacionalistas o sectarios) encargados de difundir primeramente la teoría de su disciplina, la solidaridad ajena al oportunismo, estrategias del no-consumo y acciones políticas de las minorías para la clase proletaria, refutando cada una de las creaciones aberrantes y aburguesadas que han hecho del movimiento libertario.

¡Muerte a las criminalizaciones!

Extraído de: (Reyes, Demián, Hermenéutica de las Prisiones, México, Revuelta Epistémica, 2015, pp. 135-140)


[1] “¿Quién es la “Lady Anarco?”, en El Universal, 09 de Abril de 2014. http://www.eluniversalmas.com.mx/columnas/2014/04/106451.php

A partir de este artículo, acusando a activistas que respetamos y en medida elemental, criminalizando al movimiento anarquista, se realizaron varios comunicados por parte de Acción Directa – Prensa Libre, Cuartel Anarquista, MTS y diversas organizaciones con el fin de mostrar la participación de los “periodistas” de Televisa y este periódico, siempre orientada al señalamiento y a sembrar confusión sobre los luchadores sociales.

[2] “Perfil de ‘anarquistas’ es similar al de terroristas” en La Razón, 24 de Noviembre del 2014, por Carlos Jímenez y Susana Guzmán. http://www.razon.com.mx/spip.php?article237213

Causó estragos en las redes sociales, tanto, que diversas células convocaron a una protesta simbólica en las instalaciones del edificio de La Razón. Se canceló dicha acción.

[3] “Prevén autoridades evitar infiltraciones en marcha del 2 de Octubre” en 24 Horas: El Diario Sin Límite, por Jonathan Nácar, 02 de Octubre del 2015. http://www.24-horas.mx/preven-autoridades-evitar-infiltraciones-en-marcha-del-2-de-octubre/

858 total views, 1 views today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.