Constitúyeme-ÉSTA

Texto proveniente del periódico “El hijo de la Higuera” No. 003, elaborado por los compañeros del Colectivo Rebeldía, Resistencia y Libertad, en una conmemoración sátira sobre los 100 años que se cumplieron en Febrero de esta año de la publicación de la Constitución Mexicana.

Hace 200 años, con el inicio de las guerras independentistas y las revueltas liberales, que culminaron por establecer el sistema económico en el cual nos desarrollamos, se escribió la primera constitución mexicana; en ella se plasmó todo lo romántico y poético que se leía en “Sentimientos a la nación”, acompañado con la verdadera finalidad de una carta magna: control. Y hace ya 100 años se hizo el último cambio de grandes magnitudes, por lo cual los defensores de la nación y amantes de la discriminación nacionalista festejan en este año el centenario de su constitución.

Muchas son las mentiras que se encuentran alrededor de la constitución: quesque sirve para protegerte, que en ella están plasmados tus derechos, que debes defenderla con la vida porque sin ella no eres parte de nada, que estás obligado a cumplir en todos y cada uno de sus mandamientos, etc.

¡Puras mentiras! las cuales no cuestionamos, ya que desde pequeños nos educan para aceptarlas como máximas de vida, y por lo mismo, quizá te preguntes ¿por qué mentiras? Y de ser mentiras ¿Cómo fue que me hicieron creerlas?

Para responder a la primera pregunta, debemos ver las contradicciones que representan esos enunciados en la vida diaria y luego podemos notar con total claridad la realidad.

Para eso debemos de saber cómo está conformada; la constitución se forma de nueve capítulos, en los cuales expresa diversas cuestiones que exponemos a continuación:

En el capítulo primero (art. 1 al art. 38) se plasman los derechos humanos, qué te definen como mexicano, y qué como un extranjero, igualmente, a que tienen derecho cada una de estas divisiones; es decir, te muestran la belleza del mundo frente a tus ojos, te dicen todo lo que puedes hacer y te embelesan con sueños de libertad ficticios, diciendo que puedes gritar cuando te opriman y que vas a salir de tu ignorancia por el simple hecho de que en un papel alguien escribió que era tu derecho. Finalmente te marca como suyo (ser mexicano), delimita quien es de su propiedad por haber nacido bajo el territorio que afirma poseer y quien no tuvo esa desgracia, pero que igualmente debe de obedecerle por entrar en sus dominios (ser extranjero). -Me convierto en objeto oh oh oh-

En el segundo (art. 39 al art. 48), delimita su propiedad: qué es suyo, y quiénes son sus señores feudales, los cuales van a administrar su territorio. Delimita con su dedo todo aquello que le pertenezca, aunque en su vida haya conocido o recorrido esas tierras o por lo menos sepa qué producen y quiénes viven ahí, todo lo que esté dentro de su delimitación le pertenece y debe atender al gobernador que ella misma dictaminó como su delegado y, por ende, su voz y puño. –Mijo, todo eso que ve, es suyo…-

En el tercero (art. 49 al art. 107), consciente de lo absurdo que es solo gobernar bajo el tridente conformado por autoridad, represión y parlamentarismo barato, constituye todo un complejo sistema que ayudará al control de cada uno de los rincones de su propiedad, e igualmente, quién se somete a quién dentro de la estructura. -…Y la libertad apá?-

En el cuarto (art. 108 al art. 114), considerando que el ser humano es muy visceral y fácil de corromper, resultando peligroso para ella misma, la cual es un ser inanimado pero omnipotente, decide delimitar ciertas cuestiones, quitando poder en lo material y regresándoselo a si misma; es decir, dictamina responsabilidades morales para los gobernantes. –Se oye mal, pero descansa el animal

Para el quinto (art. 115 al art. 122) contribuye a la idea de la distribución del poder en pequeños feudos con autonomía de poder; es decir, permite que cada estado tenga su gobierno pero que ninguno, jamás, pueda o deba estar sobre ella. –Uno como quiera, pero ¿y las criaturas?-

En el sexto (art. 123) especifica quienes tienen que mantener y producir la riqueza para poder mantenerse a flote como nación, y para el séptimo (art. 124 al art. 134), al ver lo imposible de controlar tanto poder, poder que solo existe de forma teórica ya que únicamente en el papel dice que son dueños de todo, se aumenta la capacidad del ente inanimado que es la constitución. –En mi casa y con mi gente, SE ME RESPETA-

Para el octavo (art. 135), al ser consiente de ser creada por un ente mortal y que por lo mismo la condenó con el don de la caducidad, opta por perdurarse eternamente, atribuyéndose la capacidad de reestructurarse según la necesidad del tiempo y así no morir, es decir, se adapta para las reformas.  –Eres lo que comes-

Y en su último capítulo, el noveno (art. 136) se admite como inviolable, es decir, que nada ni nadie está por encima de ella, se autoproclama ama y señora de todo y todos.   –Pero hay un solo dios que todo lo ve-

Se puede notar, con el debido estudio, que la constitución solo da migajas de consuelo para poder mantener y aumentar su poder, poder que nada ni nadie se lo otorga más que sus propias palabras y que desde pequeños nos han obligado a respetar.

En el festejo del centenario de su constitución el poder burgués se dio a la tarea de hace otra constitución, pero en esta ocasión para la capital del país, lugar que, entre otras cosas, alberga el poder político y económico del país, así los “constituyentes” se encerraron por varios meses, meses  embelesados con el sueño absurdo de poder escribir leyes juntos para que la final terminaran escribiendo la misma mierda de la que está repleta toda constitución, es lamentable que aún no entendamos que  las libertades jamás van a estar escritas en un papel, ellas se encuentran en el hecho, simple pero necesario, de vivir  y mientras estemos en un sistema opresivo y de explotación nunca sabremos lo que es vivir.

Retomemos lo que por derecho nos pertenece: nuestra libertad, y no permitamos que nos la dosifique un papel, la libertad es absoluta o es nada, mucho menos un papel escrito por explotadores nos puede limitar, ignoremos sus líneas de mando y reconozcámonos como lo que somos: seres libres.  ¡Ni ciudadanos, ni mexicanos, proletarios combatientes!

  • Chairo sin gluten

 

664 total views, 2 views today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.